Las cuatro claves que explican las inéditas protestas en Tailandia y las concentraciones que desafían el estado de emergencia

Una ola de manifestaciones lideradas por estudiantes han tomado lugar en el país asiático desde el pasado julio, en las que se demanda reformar la Constitución y pedir elecciones. Aparte, en agosto rompieron un tabú al pedir la reforma de la monarquía para reducir su poder.
Los estudiantes universitarios han sido el motor de estas protestas a través de organizaciones, pero el pasado 8 de octubre se unieron en una coalición llamada Khana Ratsadorn (Movimiento del Pueblo). No hay ningún líder principal, pero algunos dirigentes estudiantiles se han destacado, como Panusaya “Rung” Sithijirawattanakul, la estudiante de la Universidad de Thammasat que leyó las demandas para reformar la monarquía. Otras caras visibles de las protestas son el abogado especializado en derechos humanos Anon Nampa y el activista Panupong “Mike” Jadnok, estudiante de la Universidad de Ramkhamhaeng, así como Parit “Penguin” Chiwarak y Jatupat “Pai Dao Din” Boonpattarasaksa. Todos han sido detenidos. El ex líder opositor Thanathorn Juangroongruangkit, que ha sido apartado de la política por cargos que él niega, también ha expresado su apoyo a los manifestantes por atreverse por iniciar el debate sobre la monarquía.

Los estudiantes fueron los primeros a salir a protestar contra el golpe de Estado en 2014 y mantuvieron su oposición a la junta militar hasta su disolución, en 2019. El pasado febrero, volvieron a salir a las calles para protestar por la disolución del partido opositor Future Forward, fundado por Thanathorn. Tras una pausa por la pandemia, los estudiantes iniciaron una nueva ola de protestas en julio para demandar la disolución del Parlamento y la aprobación de una nueva Constitución, ya que la actual fue redactada bajo la tutela de la anterior junta militar. Los manifestantes, que han adoptado el saludo de los tres dedos de la película “Los juegos del hambre”, piden también la dimisión del primer ministro, Prayut Chan-ocha, que lideró como jefe del Ejército el golpe militar de 2014. Tras unas elecciones criticadas por su falta de transparencia, Prayut fue elegido en una votación conjunta de parlamentarios y senadores, estos últimos elegidos a dedo por la junta militar.

La demanda más controvertida de las protestas es la reforma de la monarquía, un tema tabú hasta hace poco por el gran respeto que ha inspirado la institución y la ley de lesa majestad, que prevé penas de hasta 15 años de cárcel para quien critique a la corona. El pasado agosto, los manifestantes leyeron un manifiesto con diez puntos que incluyen la derogación del artículo 112, conocido como la ley de lesa majestad, y una amnistía para los detenidos por criticar a la familia real. Otra demanda relevante es la exigencia de una mayor transparencia de los bienes del monarca tailandés, al que se le atribuye una fortuna de al menos US$35.000 millones con una con una amplia cartera de inversiones en propiedades y empresas. El manifiesto de Thammasat también critica que Vajiralongkorn haya aumentado su control sobre varias unidades del Ejército y que en el pasado su padre, el difunto Bhumibol Adulyadej, sancionara golpes de Estado militares, lo que exigen que no se vuelva a repetir. El debate sobre la monarquía ha surgido cuatro años después de la muerte de Bhumnibol, que era venerado por la mayoría de los tailandeses y fue sucedido en el trono por Vajiralonkorn, que vive la mayor parte de su tiempo en Alemania y no se ha labrado el respeto de su padre.

Fuente: Emol.com – https://www.emol.com/noticias/Internacional/2020/10/16/1000908/Protestas-en-Tailandia.html