¿Es viable el voto postal en Chile?: El regreso del debate tras el amplio uso ese sistema en las presidenciales de EE.UU.

Lo ocurrido reabrió la discusión sobre este mecanismo para facilitar el voto en pandemia. Mientras desde el Servel aseguraron a Emol que es “inaplicable” en nuestro país, en el Congreso siguen vigentes los proyectos para instaurarlo.

Cuatro días tardaron los ciudadanos de EE.UU. en conocer al ganador de las elecciones presidenciales, debido al lento proceso de conteo de los más de 70 millones de votos que llegaron por vía postal en distintos estados de ese país, lo cual le dio un argumento al Presidente Donald Trump para poner en duda el triunfo del demócrata Joe Biden. La alta cifra de sufragios emitidos a través de ese mecanismo se explica por el cuidado y precaución que tomaron los estadounidenses ante el covid-19. Al enviar su sufragio por correo, evitaron exponerse al virus, que ha azotado a la nación norteamericana, pero por contrapartida, saturaron al sistema electoral de varios de sus estados.

La imagen de funcionarios revisando miles de papeletas recorrió el mundo. En nuestro país, esa demora motivó a varios usuarios de redes sociales a elogiar la labor realizada Servicio Electoral (Servel), sobre todo después del éxito del Plebiscito del pasado 25 de octubre, y también reabrió el debate sobre la utilización del voto postal en Chile. Al respecto, el presidente del Consejo Directivo del Servel, Patricio Santamaría, manifestó un “sano orgullo” debido al “prestigio y el nivel de credibilidad, eficiencia y transparencia” que da el organismo que dirige, pero advirtió a Emol que lo ocurrido en EE.UU. no necesariamente debe dictar pauta para lo que se viene en nuestro país. “Los sistemas electorales dependen de la idiosincrasia de cada país, por eso no hay un mismo sistema a nivel mundial. Cada país tiene que adaptarse en definitiva a lo que es su cultura democrática, a lo que son sus costumbres y, desde ese punto de vista, el sistema estadounidense es absolutamente distinto al chileno y no es comparable”, dijo. Santamaría explicó que “de partida, en EE.UU. no hay una autoridad central, sino que autoridades estatales. Por lo demás, es algo que también se da en Europa, donde no existen organismos como si existen en América y el Caribe en general, que se dedican a la administración y justicia electoral”.

“Entonces son bastante poco comparables, no se pueden juzgar sistemas que son tan diferentes”, añadió, junto con recordar que en Chile “estamos analizando y estudiando sistemas distintos al presencial en un local de votación determinado. Se han ido descartando algunos sistemas y esto fue antes de la elección en EE.UU.”. En cuanto al voto postal, la autoridad indicó que “nosotros creemos que el voto debe ser secreto y personal y hay sistemas que no lo aseguran. Por ejemplo, el voto online no asegura que sea secreto ni personal, porque puede votar cualquier persona que tenga una clave y puede estar rodeada de otras personas”. “Es decir, puede estar siendo incluso coaccionado para votar por una determinada opción. También tiene este problema el voto postal, en que la persona que dice haber votado entrega un sobre en el que va una cédula en la cual votó y no sabemos si lo hizo de manera personal y secreta”, expuso. En ese contexto, aseguró que ese principio “si lo cumple el voto anticipado, que es algo que se está estudiando, y el voto con mesas especiales en determinados lugares, como, por ejemplo, lugares donde hay personas privadas de libertad, pero con derecho a sufragio, o lugares donde hay personas enfermas o postradas”. Diferencias sobre el sistema En definitiva, Santamaría sostuvo que “el voto postal es un sistema que funciona en otros países, pero que en Chile es inaplicable, porque no asegura el secreto del voto ni que este sea personal”. No obstante, recalcó que están trabajando junto al Gobierno para instaurar sistemas que faciliten la votación de cara a las próximas elecciones. “Ese es el compromiso que tenemos y que asumió el Presidente de la República con el Consejo Directivo del Servel en una reunión presencial que tuvimos en La Moneda, que fue trabajar y dar urgencia a sistemas distintos al sistema de votación presencial en mesa receptora de sufragios, para incluir a más personas”, detalló.

La idea, es “dejar de violar derechos humanos, como se hace con las personas que están privadas de libertad y tienen su derecho a voto vigente, y también para facilitarle a personas que están enfermas, postradas o que no pueden trasladarse, de tal manera de incluirlas y respetar el derecho a elegir y ser elegido”. “Estamos trabajando, hay una mesa de trabajo con la Secretaría General de la Presidencia y esos proyectos hay que redactarlos. Esperamos contar con el respaldo también del Poder Legislativo, para que, en conjunto, esté esta legislación vigente para las próximas elecciones”, subrayó. Sin embargo, la postura del Servel no es compartida en el Congreso, donde ya hay una iniciativa, impulsada por la diputada del PPD, Andrea Parra, y apoyada por diputados de oposición y Chile Vamos, que buscaba instalar el voto por correo para el Plebiscito, pero que continúa su trámite para que sea una realidad en los comicios de 2021. Al respecto, la parlamentaria descartó que lo ocurrido en EE.UU. reste respaldo a la aplicación de ese mecanismo. “El voto postal es una alternativa que en EE.UU. ha funcionado sin ningún problema, las dudas de Trump no tienen nada que ver con la efectividad del sistema, sino con su negación respecto del proceso”, comentó.

La legisladora destacó que “si se revisa la historia de EE.UU. los niveles de seguridad del voto postal son altísimos. Hoy existe suficiente tecnología como para poder implementar sistemas de seguimiento, trazabilidad y corroborar la identidad de quienes ejercen ese derecho”. “Por lo tanto, no debería traer ningún problema, porque en todos los países que ha sido implementado funciona bien. Además, nosotros presentamos el proyecto para que sea focalizado, no para que el voto postal se abra a todo el mundo, sino que para aquellos grupos que pudiese funcionar mejor”, detalló. Asimismo, Parra recalcó que “desde la comisión siempre le hemos dicho al Gobierno que es necesario hacer cambios en el sistema electoral para permitir que aquellos grupos que tradicionalmente no han podido ejercer su derecho constitucional lo puedan hacer particularmente en este momento”. “Hasta antes del Plebiscito, el Gobierno estaba absolutamente cerrado a cualquier conversación de cambio al sistema electoral, pero después, el Gobierno se ha abierto a discutir estos temas. Yo conversé con el subsecretario de la Segpres, Juan José Ossa, que me manifestó que quieren avanzar en las iniciativas que hemos presentado”. En esa línea, adelantó que “esta semana le plantee a la presidenta de la comisión de Gobierno Interior, Joanna Pérez (DC), que le hemos dado suficiente tiempo al Gobierno para que presente una propuesta y que tenemos que avanzar. Entonces, apenas pase la discusión del Presupuesto, vamos a avanzar en todos los proyectos sobre el tema”. La mirada de los expertos Durante la revisión del proyecto impulsado por Parra, el cual fue reactivado el pasado 27 de octubre, distintos expertos han acudido a entregar su opinión sobre el voto postal. Entre ellos, estuvo María Jaraquemada, directora de incidencia de Espacio Público, quien entregó a este medio sus impresiones sobre la materia. A juicio de la abogada, “de acuerdo a experiencias internacionales, una de las maneras de poder permitir participar y ejercer su derecho constitucional a personas con Covid positivo como a las que están privadas de libertad, es a través del voto por correo postal, lo que requiere de un mayor estudio de factibilidad y también de medidas especiales para garantizar el secreto del voto, su trazabilidad y seguridad”.

“En ese sentido, soy de la idea que, si se dan las condiciones, sea una vía para personas que no pueden votar presencialmente, más que algo que puede realizar el que quiera como ocurrió en España”, añadió. En cuanto a lo sucedido en EE.UU., Jaraquemada advirtió que “es una alerta de que cuando hay un número muy alto de personas que votan por este medio, hay que tomar medidas especiales para que puedan ser contabilizadas con rapidez, que es algo a lo que estamos acostumbrados”. Sin embargo, advirtió que “se tratan de otros volúmenes de votos que nosotros no tendríamos, de un sistema muy distinto y no sé si afecte la percepción sobre el mecanismo, ya que hasta el momento, entiendo que no hay razones para cuestionar que no haya sido efectivo ni vulnerado el sistema”. En tanto, la presidenta de la Asociación Chilena de Ciencia Política y parte de la Red de Politólogas, Carolina Garrido, durante el debate inicial de la medida en la Cámara Baja expuso la necesidad de establecer un protocolo claro para evitar cuestionamientos a la seguridad del voto postal. “Existen protocolos sobre cómo emitir el voto, cómo transitan los sobres donde va el voto, para recepcionar esos sobres por parte del Servel y para abrir los sobres. De eso hay muchísimo en la experiencia comparada y, por lo tanto, hay un protocolo relacionado con asegurar la trazabilidad de esa carta durante todo el trayecto”, dijo. En esa línea, destacó que “siempre hay grado de vulnerabilidad, como también lo tiene el voto presencial, pero existen estos protocolos donde se protege. No es un sobre, son varios sobres dependiendo de la experiencia que miremos o el protocolo que se implemente, donde el voto no va simplemente en un sobre”.

Fuente: Emol.com – https://www.emol.com/noticias/Nacional/2020/11/15/1003724/Voto-Postal-Chile.html